Cinestesia

Ir al cine es mucho más que ir a “ver” una película. Es acudir a una experiencia sensorial. No importa el género, ni la duración ni el idioma. Nos entretiene . Nos divierte y asusta. Nos hace reír, llorar o sentirnos mal. Nos deleita los ojos. Nos eriza la piel. Nos estremece con sonidos. Nos transporta a un lugar en donde podemos oler la marisma donde se han perdido los personajes o saborear la victoria cuando el protagonista triunfa. Es una conjunción de los sentidos exacerbada por el contenido de lo que vemos y que intensifica nuestra empatía, rechazo o júbilo por lo que se nos pone en pantalla. Y con esta combinación, el cine nos muestra visiones del mundo, diferentes o similares a la nuestra y nos nutre de un millón de maneras distintas, dependiendo de lo que ha vivido cada uno. Pone a prueba nuestros valores, nuestras perspectivas, nuestra apreciación, nuestras capacidades, sin importar que sean comedias o dramas, musicales o thrillers, filmes para adultos o para niños, animados o con found footage. Todas las películas despiertan algo en nosotros y eso es precisamente el concepto sobre el cual se construye Cinestesia, cuyo objetivo es simplemente comentar, aunque sea poco y breve, sobre películas que han gustado, que han dejado algo y que, por lo mismo, consideramos recomendables. Habrá cosas que no gusten y opiniones que no compartamos. Pero eso sí, habrá un poco de todo y para todos.

¡Gracias por seguirnos!

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: